görükle escort

Crisis Catalana amenaza el Turismo


En el elegante hotel Petit Palace Boquería, situado en pleno centro de Barcelona, el teléfono suena estos días más de lo habitual. “Nos llama mucha gente preguntando cómo está la situación y hemos notado que ha habido bastantes cancelaciones”, explica dpa Hilaria, una de las recepcionistas.  La escena se repite en otros alojamientos de Cataluña, donde el proceso independentista, con las movilizaciones desencadenadas tanto a favor como en contra y la inquietud desatada por una posible declaración de secesión amenazan con lastrar el turismo, uno de los motores económicos de la región más visitada de España.

Plaza Cataluña

Polémico referéndum e inestabilidad
Las imágenes de las protestas y de las acciones policiales del 1 de octubre, que pretendían impedir el polémico referéndum soberanista impulsado de forma unilateral por el Gobierno catalán y prohibido por la Justicia, dieron la vuelta al mundo. Reino Unido, segundo emisor de turistas a la región después de Francia, lanzó un aviso en el que alertaba de que las movilizaciones podían continuar y de que, a pesar de su carácter “pacífico”, podían escalar y a “girar hacia la confrontación”. En la misma línea se pronunciaron otros países como Alemania u Holanda. Aunque todavía no hay datos concretos sobre la mesa, los hoteleros y empresarios turísticos empiezan a advertir de las consecuencias. “La inestabilidad y la incertidumbre que generan hechos recientes no es buena para ninguna actividad económica, entre ellas la turística. Para las próximas semanas se percibe una ralentización de la entrada de reservas”, señala el áGremi d’Hotels de Barcelona, pese a que las previsiones de ocupación siguen siendo “muy altas”. En la misma línea, desde el Gobierno español aseguran que “se ha constatado un frenazo en el crecimiento del turismo en Cataluña”.  En el Ejecutivo catalán, impulsor del proceso secesionista, son cautos. 
2016: Récord de turistas
“El año pasado hubo récord de turistas en Cataluña, también el anterior. Y este 2017, a pesar de ser más agitado, vamos en la misma línea. Cuando tengamos los datos (de septiembre y octubre) veremos qué efecto real tiene”, explica a dpa un portavoz de la Dirección General de Turismo del Ejecutivo catalán.  “Si hubiera un descenso, las aerolíneas concentrarían frecuencias y reducirían vuelos. Y eso no ha pasado”, señala la misma fuente.  Casi una cuarta parte de los turistas extranjeros que llegan a España elige Cataluña. En 2016 lo hicieron 17 millones de personas, un 3,8 por ciento más que en el año anterior. Barcelona, con la playa de la Barceloneta y monumentos emblemáticos como la basílica de la Sagrada Familia o el áPark Güell, ambos obra del catalán Antoni Gaudí, es la ciudad más visitada de España.  Ciento treinta y cinco años después de la primera piedra, el templo proyectado por Gaudí sigue en construcción áy atrae cada día a 15.000 visitantes. “Entradas agotadas”, reza hoy un cartel junto la taquilla. “La Sagrada Familia es la Sagrada Familia”, dice un trabajador, que descarta una bajada de visitas.  “Nosotros sí lo notamos”, explica a Germán, guía de uno de los muchos autobuses turistícos que estacionan cada pocos minutos frente a la basílica. “Y la gente nos pregunta qué está pasando y algunos nos dicen que tienen miedo”.  Los turistas no son del todo ajenos al conflicto independentista. “Hemos visto banderas, un par de manifestaciones y mucha policía. Antes de venir nos informamos bien por si había problemas o cancelaciones”, reconocen a pa Adrián y Viviana, una pareja de uruguayos que visita por primera vez Barcelona. 
 
Banderas de España
“A nosotros no nos preocupa, es un problema interno, aunque evitamos ir a manifestaciones. Ayer vimos a mucha gente en la calle y en coches con banderas de España”, cuentan frente a la Sagrada Familia Line y Terje, dos viajeros procedentes de Noruega.  El bulevar de La Rambla, recorrido a diario por cientos de turistas, rebosa actividad todos los días del año. Allí mismo, el 17 de agosto, una furgoneta conducida por un yihadista atropelló a decenas de personas y dejó 13 muertos y más de cien heridos. Fue un golpe para la ciudad y también para el sector turístico, que trató de recuperarse. Pero, menos de dos meses después, los comercios de la zona se resienten de nuevo por los episodios de tensión registrados desde el día fijado para el referéndum.  En la tienda de Torrons Vicens Agramunt, una empresa catalana dedicada a la elaboración artesanal de turrones con una tradición de más de dos siglos, notan la bajada de turistas. “Se notó sobre todo el 1 de octubre. Los clientes nos preguntaban si era peligroso estar en la calle”, asegura Carla, una de las vendedoras.  “Tenemos una media de 200 ventas al día. Tras el atentado también bajaron un poquito, pero en Barcelona siempre hay turistas”, añade.  A unos 500 metros, en la Plaza de Catalunya, está una de las tiendas más visitadas de la capital catalana: la del FC Barcelona. Allí, entre camisetas, mochilas y bolígrafos con el escudo de uno de los mejores equipos de mundo, también sufren el declive.  “A raíz del atentado notamos una bajada brutal y ahora también se nota. Cuando hay manifestaciones, tenemos un descenso de clientes porque la gente evita Plaza de Cataluña”, explica Alba Peñalver, responsable del establecimiento.
FUENTE: DPA para Caribbeannewsdigital

Haga un comentario

online casino siteleri bahis siteleri bahis siteleri