Los riesgos para la salud del turismo espacial


Viaje espacial

Actualmente los astronautas sólo pueden permanecer seis meses en la Estación Espacial Internacional, ubicada a unos 330 kilómetros de la Tierra, y esto obedece a una buena razón.

La pérdida de masa ósea y muscular que experimentan en el espacio es tan profunda que no es posible que permanezcan más tiempo.

Y ahora que se acerca la posibilidad del turismo espacial, los expertos comienzan a preguntarse cuál sería el impacto en la salud de los seres humanos comunes y corrientes que no son astronautas altamente entrenados.

En un artículo en British Medical Journal (BMJ, Revista Médica Británica), un grupo de científicos está pidiendo que los médicos generales se preparen para responder las preguntas de sus pacientes sobre su idoneidad para viajar al espacio.

Pero muy pocos médicos generales tienen conocimiento suficiente sobre la medicina espacial para poder ofrecer asesoría.

Estudios pasados muestran que los viajes al espacio provocan cambios en la fisiología del organismo, pero no es claro cómo pueden afectar a un turista espacial de 50 años con trastornos médicos subyacentes.

El doctor David Green, profesor de fisiología humana y aeroespacial de la universidad King’s College de Londres, predice que en los próximos dos años habrá un número importante de personas que reservarán un lugar en los vuelos suborbitales en una aeronave especialmente diseñada.

Esto significa que saldrán de la atmósfera de la Tierra, experimentarán la ingravidez durante unos cuatro minutos y después volverán a descender a la superficie terrestre.

Efectos secundarios

“Los huesos de los astronautas se debilitan y su estado físico empeora entre más tiempo permanezcan en el espacio, igual que un anciano que ha llevado una vida sedentaria”

La velocidad de la aceleración y desaceleración involucrada en ese vuelo puede ser un problema para algunos, dice el doctor Green.

“Es muy probable que (el viajero) sienta náuseas o se ponga mal, y eso es una preocupación real”.

“También puede ser un problema asegurarse de que todos vuelvan a sus asientos después de quedar flotando en la nave”.

“Al regresar a la Tierra todos se sentirán mucho más pesados. Y algunos podrían incluso quedar inconscientes”.

Se ha demostrado que los problemas más comunes durante un vuelo espacial son la cinetosis -el trastorno causado por el movimiento- fatiga, deshidratación, pérdida de apetito y dolor de espalda.

Durante la masiva aceleración y desaceleración vertical durante el vuelo, es difícil que el corazón bombee sangre hacia el cerebro.

“Si la persona tiene un trastorno cardiovascular subyacente esto podría quedar expuesto durante el vuelo” dice el doctor Green.

spaceshiptwoastronaut

Fuerza G

El doctor Jon Scott, científico de QinetiQ y miembro del grupo de trabajo de ambiente espacial de la Agencia Espacial del Reino Unido ha estado investigando el impacto del incremento de las fuerzas gravitacionales en la gente, por ejemplo en los pilotos de combate.

“En los extremos, algunas personas pueden tolerar sólo unos 3G, otras hasta 6G. Pero no hay una sola cosa que pueda utilizarse para medir esta tolerancia. Sería fabuloso si un médico general pudiera hacerlo” dice el experto.

Un equipo de investigadores en Estados Unidos está analizando la tolerancia G en secciones de la población que podrían ser los turistas espaciales del futuro.


Los astronautas sólo pueden permanecer seis meses en la Estación Espacial Internacional.

El Grupo de Trabajo de Vuelos Espaciales Comerciales de la Asociación Médica Aeroespacial Estadounidense publicó un documento en 2009 en el que dice que la mayoría de los individuos con “trastornos médicos bien controlados” podrían soportar las fuerzas de aceleración involucradas en el despegue y aterrizaje de un vuelo espacial comercial.

El desafío para estos investigadores, dice el doctor Scott, es reunir información sobre una variedad de edades y trastornos médicos, no sólo de individuos jóvenes en buen estado de salud, para que las compañías de vuelos espaciales puedan juzgar quién puede y quién no puede volar.

El estudio de la fisiología humana en el espacio tiene muchos más beneficios que sólo saber quien puede ser un turista espacial.

Hay similitudes importantes entre los efectos de una estancia larga en el espacio y los efectos del envejecimiento en la Tierra.

“Los huesos de los astronautas se debilitan y su estado físico empeora entre más tiempo permanezcan en el espacio, igual que un anciano que ha llevado una vida sedentaria” dice el doctor Green.

“Viajando al espacio podemos aprender mucho sobre la mecánica fundamental de cómo permanecer vivo en la Tierra” agrega.

El mayor acceso al espacio traerá desafíos a los expertos médicos y científicos a medida que intentan minimizar los efectos secundarios en el público, a la vez que se promueve la euforia de flotar en la microgravedad.

Haga un comentario

Trackbacks

escort bursa bursa escort bursa escort escort bursa