görükle escort

Una argentina y una brasileña figuran entre los científicos más importantes del año


Resultado de imagen para Celina Turchi ajedrez oriental

La física trasandina Gabriela González fue destacada por su participación en el descubrimiento de las ondas gravitacionales, mientras que la brasileña Celina Turchi fue reconocida por Nature por su trabajo en relación al zika. La argentina Gabriela González, por las ondas gravitacionales; la brasileña Celina Turchi, por el zika, y el español Guillem Anglada-Escudé por el descubrimiento de un planeta están entre los diez científicos más destacados de 2016, según la revista Nature. González, física de formación y que trabaja en la Universidad Estatal de Luisiana (EE.UU.) abre el listado por su papel en la detección de las ondas gravitacionales. Un hallazgo que, según afirmó a Efe en una entrevista el pasado febrero, “saldrá en los libros” como la respuesta, cien años después, al último interrogante de la Teoría de la Relatividad de Einstein.

Resultado de imagen para Celina Turchi

Microencefalia y virus Zika

La experta en enfermedades infecciosas brasileña Celina Turchi del Aggeu Magallanes Research Center en Recife se ganó también un puesto en el ranking por descubrir la relación entre la microcefalia y el virus del Zika. El astrofísico y profesor español de la Universidad Queen Mary de Londres, Anglada-Escudé entró a formar parte del listado por su descubrimiento de un planeta parecido a la Tierra que orbita cada once días a su estrella Próxima Centauri y tiene una temperatura que permitiría la existencia de agua líquida en su superficie.

Resultado de imagen para Inteligencia artificial y “ajedrez oriental”

Inteligencia artificial y “ajedrez oriental”

El cocreador de la firma de inteligencia artificial DeepMind, Demis Hassabis, cuyo programa consiguió vencer al campeón mundial del juego de mesa “Go”, conocido como el “ajedrez oriental”, es otra de las personalidades más destacadas del año, según Nature. El nacimiento del primer bebé del mundo engendrado mediante una técnica de reproducción asistida que emplea ADN de tres padres diferentes se hizo realidad este año y Nature incluyó en su lista al especialista en fertilidad John Zhang, uno los responsables de este hecho. El científico Kevin Esvelt obtuvo el reconocimiento de la revista por su descubrimiento de los posibles efectos negativos de una controvertida técnica, que él mismo ayudo a crear, que emplea la edición genética CRISPR para fomentar o suprimir la expresión de ciertos genes en poblaciones de una especie para perpetuar un rasgo entre los individuos.

Imagen relacionada

Gran Barrera de Arrecifes en Australia

El profesor que hizo sonar la alarma de la destrucción de la Gran Barrera de Arrecifes que se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros de la costa nororiental australiana, Terry Hughes, también se ganó un puesto. Guus Velders sentó las bases este año del acuerdo internacional alcanzado por prácticamente todos los países para dejar de producir y utilizar los hidrofluorocarbonos (HFC), unos potentes gases de efecto invernadero muy utilizados en el sector de la refrigeración, logro que tampoco pasó desapercibido para Nature. Como tampoco lo hizo la lucha de la física Elena Long para sensibilizar sobre las dificultades y discriminaciones a las que tienen que enfrentarse los físicos gays, lesbianas, bisexuales, transgénero o de cualquier otra minoría sexual.

Alexandra Elbakyan durante una conferencia en Harvard

Grupo muy diverso de científicos

La neurocientífica Alexandra Elbakyan cierra la lista por desafiar a las publicaciones científicas convencionales con su web Sci-Hub, que permite acceder de manera gratuita a más de 60 millones de artículos científicos recientes. Según el redactor de Nature Richard Monastersky, los científicos que aparecen este año en la lista componen “un grupo muy diverso, pero todos ellos han jugado un importante papel en los acontecimientos científicos del año”.

Haga un comentario

online casino siteleri bahis siteleri bahis siteleri